29 jul. 2009

Retrato del colegial reflejado

"...si uno de nosotros, con buena o mala intención, mostraba una vez valor y protestaba contra alguna norma o incluso contra una estúpida costumbre o moda, no era admirado ni presentado como modelo, sino castigado, humillado y aplastado por la cobarde superioridad de los profesores. Afortunadamente, antes de que comenzasen los años de colegio yo ya había aprendido lo que es más importante y valioso para la vida: tenía sentidos despiertos, delicados y finos, en los que podía confiar y de los que podía obtener mucho placer..."
-Obstinación, Hermann Hesse, 1995, pág. 20.

27 jul. 2009

Fabiola vence el Gran Desafío

... y caiste en la trampa. Me gusta Fabiola, me gusta su voz, artísticamente esta en medio de un circo mediático que dejó de interesarme desde hace tiempo. Es, sin embargo, la gran entretención de mi abuela, convaleciente en el hospital y quien disfruta de las pruebas y retos a los que es sometida su cantante favorita. Favorita después de Yuridia, pues mi abuela, pese a heredar a sus hijos el amor por la música e incluso patrocinar incontables horas de clases en el Conservatorio para varios de ellos, inclusive guitarras eléctricas, posters de Iron Maiden y Van Halen, nunca pasó de admirar el misterio que endulza el oído. Dice que su padre era igual, el ilustre médico de los años treintas y cuarentas, quien, en la soledad de su consultorio, luego del último paciente, despachaba al personal, elegía un disco de 45 revoluciones de su colección, ponía el moderno tocadiscos, sacaba de su escritorio el estuche, lo abría y volvía una extensión de su mano -de su alma- la varita de orquesta, lujo que no vaciló en coseguir, para imaginariamente dirigir a la filarmónica, a la orquesta, la ópera de ocasión. La música es, como se dice actualmente "un eje transversal" que ha vivido entre mi familia por muchos años, y este post, aunque no hable del circo al que la talentosa Faby ha tenido que comparecer y triunfar, trata de la música, el amor y la familia, esperando que gente talentosa y con la conciencia tranquila desarrolle en libros o se gaste en bytes. Y he dicho.

26 jul. 2009

Ya comenzó la FERIA DEL LIBRO EN GUATEMALA!!!

Las Ferias de libro del Parque de la Industria son eventos grandes, con mucho marketing y amplia gama de oferta a disposición de la clientela potencial. Cursos de yoga, iluminación personal, academia de policía, religiones, indigenismo, anime, nostalgia, todo tipo de literatura se encuentra presente estos dias en Guatemala, lo que nuestro mercado puede ofrecer.
Entre tanta publicidad, baratijas y gangas se pueden encontrar todavía sorpresas, esta semana el Tokoloshe Chapin visitará y valorará la feria, esperando conseguir buenos libros ya se de literatura nueva, clasicos invaluables o puro entretenimiento sobre historia, política o arte, dependerá del mood y situación económica, fijo será otra vez una experiencia propia con mi objeto favorito de "consumo": los libros.
Alla nos vemos.

23 jul. 2009

Pobres gentes por Lev Tolstoi

En una choza, Juana, la mujer del pescador, se halla sentada junto a la ventana, remendando una vela vieja. Afuera aúlla el viento y las olas rugen, rompiéndose en la costa... La noche es fría y oscura, y el mar está tempestuoso; pero en la choza de los pescadores el ambiente es templado y acogedor. El suelo de tierra apisonada está cuidadosamente barrido; la estufa sigue encendida todavía; y los cacharros relucen, en el vasar. En la cama, tras de una cortina blanca, duermen cinco niños, arrullados por el bramido del mar agitado. El marido de Juana ha salido por la mañana, en su barca; y no ha vuelto todavía. La mujer oye el rugido de las olas y el aullar del viento, y tiene miedo. Con un ronco sonido, el viejo reloj de madera ha dado las diez, las once... Juana se sume en reflexiones. Su marido no se preocupa de sí mismo, sale a pescar con frío y tempestad. Ella trabaja desde la mañana a la noche. ¿Y cuál es el resultado?, apenas les llega para comer. Los niños no tienen qué ponerse en los pies: tanto en invierno como en verano, corren descalzos; no les alcanza para comer pan de trigo; y aún tienen que dar gracias a Dios de que no les falte el de centeno. La base de su alimentación es el pescado. "Gracias a Dios, los niños están sanos. No puedo quejarme", piensa Juana; y vuelve a prestar atención a la tempestad.
"¿Dónde estará ahora? ¡Dios mío! Protégelo y ten piedad de él", dice, persignándose. Aún es temprano para acostarse. Juana se pone en pie; se echa un grueso pañuelo por la cabeza, enciende una linterna y sale; quiere ver si ha amainado el mar, si se despeja el cielo, si hay luz en el faro y si aparece la barca de su marido. Pero no se ve nada. El viento le arranca el pañuelo y lanza un objeto contra la puerta de la choza de al lado; Juana recuerda que la víspera había querido visitar a la vecina enferma. "No tiene quien la cuide", piensa, mientras llama a la puerta. Escucha... Nadie contesta. "A lo mejor le ha pasado algo", piensa Juana; y empuja la puerta, que se abre de par en par. Juana entra. En la choza reinan el frío y la humedad. Juana alza la linterna para ver dónde está la enferma. Lo primero que aparece ante su vista es la cama, que está frente a la puerta.
La vecina yace boca arriba, con la inmovilidad de los muertos. Juana acerca la linterna. Sí, es ella. Tiene la cabeza echada hacia atrás; su rostro lívido muestra la inmovilidad de la muerte. Su pálida mano, sin vida, como si la hubiese extendido para buscar algo, se ha resbalado del colchón de paja, y cuelga en el vacío. Un poco más lejos, al lado de la difunta, dos niños, de caras regordetas y rubios cabellos rizados, duermen en una camita acurrucados y cubiertos con un vestido viejo. Se ve que la madre, al morir, les ha envuelto las piernecitas en su mantón y les ha echado por encima su vestido. La respiración de los niños es tranquila, uniforme; duermen con un sueño dulce y profundo. Juana coge la cuna con los niños; y, cubriéndolos con su mantón, se los lleva a su casa. El corazón le late con violencia; ni ella misma sabe por qué hace esto; lo único que le consta es que no puede proceder de otra manera.
Una vez en su choza, instala a los niños dormidos en la cama, junto a los suyos; y echa la cortina. Está pálida e inquieta. Es como si le remordiera la conciencia. "¿Qué me dirá? Como si le dieran pocos desvelos nuestros cinco niños... ¿Es él? No, no... ¿Para qué los habré cogido? Me pegará. Me lo tengo merecido... Ahí viene... ¡No! Menos mal..." La puerta chirría, como si alguien entrase. Juana se estremece y se pone en pie. "No. No es nadie. ¡Señor! ¿Por qué habré hecho eso? ¿Cómo lo voy a mirar a la cara ahora?" Y Juana permanece largo rato sentada junto a la cama, sumida en reflexiones. La lluvia ha cesado; el cielo se ha despejado; pero el viento sigue azotando y el mar ruge, lo mismo que antes.
De pronto, la puerta se abre de par en par. Irrumpe en la choza una ráfaga de frío aire marino; y un hombre, alto y moreno, entra, arrastrando tras de sí unas redes rotas, empapadas de agua. -¡Ya estoy aquí, Juana! -exclama. -¡Ah! ¿Eres tú? -replica la mujer; y se interrumpe, sin atreverse a levantar la vista. -¡Vaya nochecita! -Es verdad. ¡Qué tiempo tan espantoso! ¿Qué tal se te ha dado la pesca? -Es horrible, no he pescado nada. Lo único que he sacado en limpio ha sido destrozar las redes. Esto es horrible, horrible... No puedes imaginarte el tiempo que ha hecho. No recuerdo una noche igual en toda mi vida. No hablemos de pescar; doy gracias a Dios por haber podido volver a casa. Y tú, ¿qué has hecho sin mí?

Después de decir esto, el pescador arrastra la redes tras de sí por la habitación; y se sienta junto a la estufa. -¿Yo? -exclama Juana, palideciendo-. Pues nada de particular. Ha hecho un viento tan fuerte que me daba miedo. Estaba preocupada por ti. -Sí, sí -masculla el hombre-. Hace un tiempo de mil demonios, pero... ¿qué podemos hacer?

Ambos guardan silencio. -¿Sabes que nuestra vecina Simona ha muerto?

-¿Qué me dices?

-No sé cuándo; me figuro que ayer. Su muerte ha debido ser triste. Seguramente se le desgarraba el corazón al ver a sus hijos. Tiene dos niños muy pequeños... Uno ni siquiera sabe hablar y el otro empieza a andar a gatas...

Juana calla. El pescador frunce el ceño; su rostro adquiere una expresión seria y preocupada.

-¡Vaya situación! -exclama, rascándose la nuca-. Pero, ¡qué hemos de hacer! No tenemos más remedio que traerlos aquí. Porque si no, ¿qué van a hacer solos con la difunta? Ya saldremos adelante como sea. Anda, corre a traerlos.

Juana no se mueve.

-¿Qué te pasa? ¿No quieres? ¿Qué te pasa, Juana?

-Están aquí ya -replica la mujer descorriendo la cortina.

20 jul. 2009

Hace 65 años: El Complot para asesinar a Hitler

El 20 de julio de 1944 un grupo de altos funcionarios y oficiales del Ejército Alemán (Wehrmacht) llevó a cabo un atentado contra Adolf Hitler y un intento de Golpe de Estado, buscando terminar con el régimen nazi en Alemania y concertar la paz con los Aliados; Claus von Stauffenberg (en la foto de arriba) fue el oficial alemán que valientemente colocó la bomba que acabaría con la vida del líder nazi, que estaba llevando a la destrucción a Europa y culpable de las graves atrocidades contra la Humanidad, y luego logró escapar coordinando desde Berlín lo que sería un levantamiento concertado muchos meses antes.
Para comprender la urgencia y desesperación del acto liderado por Staffenberg, dentro de la ya famosa "Operación Valquiria" debemos recordar la situación de la Segunda Guerra Mundial en ese momento. Para abril de 1944 (foto de arriba) Alemania y sus aliados aún dominaban la mayor parte de Europa. El Frente Oriental, donde se enfrentaban con los soviéticos estaba causando tremendas pérdidas de material de guerra y de hombres, luego de las batallas de Stalingrado y sobre todo la Batalla por el saliente de Kursk, acabaron con las esperanzas nazis de acabar la guerra victoriosamente y ni siquiera lograr mantener a los rusos lejos de Europa propiamente dicha. El frente occidental aún no existía y en Italia los Aliados occidentales se arrastraban penosamente por el sur de la bota italiana. Los bombardeos masivos ponían presión sobre la industria alemana y su capacidad para producir petróleo sintético, básico para un país sin grandes recursos de ese tipo (a excepción de los campos de Poliesti en Rumania).

En el mapa de arriba puede notarse que el gesto de los conspiradores se difuminó en su sentido político realista al triunfar el 4 de junio de 1944 la invasión Aliada en Normandía, el famoso Día-D, donde británicos y estadounidenses tomaron en pocas semanas una cabeza de playa suficientemente grande para lanzar grandes operaciones y conquistar la mayor parte de Francia, causando gigantescas pérdidas a los alemanes, por otro lado, Roma caía y Varsovia se sublevaba patrióticamente, esperando la ayuda que nunca llegó de los soviéticos. Con la mayor parte de Francia, Polonia e Italia conquistadas, ya no quedaba más que luchar en el centro de Europa, por lo que los Aliados veían pronto el final de la guerra, no queriendo saber nada de negociaciones separadas. Parte del plan de los conspiradores era arrestar a las Waffen SS, terribles soldados fieles a Hitler, comandados por Heinrich Himmler y a Hermann Goering, jefe de la Aviación Militar Alemana (Luftwaffe).

En la foto de arriba, a la izquierda Adolf Hitler y a la derecha, en voluminoso uniforme, Hermann Goering, segundo al mando del Tercer Reich (Imperio) Alemán.

En esta foto, Hitler le muestra a Benito Mussolini, dictador italiano, los destrozos que causó la bomba colocada por Stauffenberg, foto del mismo 20 de julio.
Restos de la mesa que salvó la vida a Hitler, dentro de la sala de conferencias. Cabe mencionar que el lugar donde estaba ubicado el Cuartel de Hitler era en Prusia Oriental (actualmente Polonia) y se le llamaba "la Guarida del Lobo".

En esta foto, del día de hoy, el Estado Alemán rinde homenaje a los fusilados en ese mismo sitio, parte de los conspiradores que se atrincheraron en el Ministerio de Defensa, en Berlín, donde fueron copados y arrestados, siendo enjuiciados de forma sumarísima y posteriormente ejecutados. El golpe fracasó por que al no fallecer Hitler, gran parte de los mandos estatales no siguió las instrucciones de los conspiradores, siendo la situación revertida rápidamente por las Waffen SS y a su vez, siendo arrestados centenares de oficiales que se habían sumando al Golpe, la represión posterior fue brutal, persiguiendo incluso al gran héroe alemán: el Mariscal de Campo Erwin Rommel, que fue obligado a cometer suicidio para salvar a su familia al descubrirse su participación en el Golpe.

En conclusión, un atentado fallido que no deja de ser heróico, si recordamos el nivel de control que tenía el régimen nazi sobre la totalidad de la sociedad alemana, siendo el Ejército el único ente con la capacidad de terminar con esa situación, pero desde entonces, todos, pueblo, nazis, Ejército y sociedad alemana se unieron en ese dramático final, la absoluta derrota que se concretó con la caída de Berlín, suicidio de Hitler y rendición alemana, en abril y mayo de 1945.

Libros de libros


El viernes pasado por cuestiones de trabajo tuve que viajar a Antigua Guatemala y casualmente estaba instalada la feria del libro en pleno parque central, por lo que al ir a curiosear encontré excelentes ofertas que hicieron completamente irresistible comprar cuatro libros, de distinto tipo, entre los cuales rescaté del olvido (y a sólo Q16.50) cada uno, un libro-documento sobre la Batalla de Stalingrado, escrito por el oficial a cargo de los partes del 6to Ejército, el que fue cercado y sacrificado en tal batalla, algo pesado de leer por la completa ausencia de mapas pero igualmente importante.


Otro, un libro que leí en dos días, de Sven Hassel, famoso escritor alemán, autor de "los Panzers de la muerte", se trata de un escritor que sirvió en el frente oriental básicamente, y narra las aventuras y desgracias de un grupo de soldados tanquistas adscritos a un batallón de castigo en la llanura polaca, "Komando Reichfuhrer Himmler" es un libro terrible lleno de atrocidades y miserias de la guerra, pero aliviados en cierta forma con los increíbles, pintorescos e inolvidables personajes compañeros de Hassel: Porta, el desgarbado y pícaro vividor; "Hermanito" cruel y simple gigantón capaz de las mejores bromas y las peores barbaridades; "Barcelona" y "El Legionario" cada uno un arquetipo lleno de historia y de origen entrevesado.


No es literatura pura, yo sigo batallando con "El Libro Negro" de Orhan Pamuk, pero volver a leer a Hassel me recuerda las tardes perdidas de las vacaciones de mi infancia, devorando libros por el simple placer de una lectura imaginativa, ágil y amena que me entretuviera, Salgari, Verne, El barco de vapor...

Y a veces me parece un poco extraño...

Y a veces me parece un poco extraño, dar tanta explicación a los demás, que te digan que se dice y que comentan, que ya no eres igual, que estas peor. Y a veces me parece un poco extraño que nos preocupe tanto el qué dirán,si al final a quien le importan tus historias si te creen feliz o no.

A propósito de una reunión sabatina muy agridulce, confrontativa y aburrida.

16 jul. 2009

8 jul. 2009

Enseñanzas agridulces de un mal día

Este es un post personal, como no lo escribía desde hace semanas. Actualmente estoy terminando mi tesis de grado, sobre legislación agraria, un tema complejo que aunque lo trate de simplificar me está llevando trabajo definir y hacer pero que va en camino hacia su final, un poco mas de tiempo y ganas y sale. Por otra parte, trabajo y aprendo a todo nivel lo que conlleva y lo que se espera que logre entender para comenzar a ser abogado. No es tarea fácil por que por naturaleza soy una persona pacífica que no le gustan los conflictos, pero sé que ahora, gracias a la inestimable aunque dura enseñanza de mis maestros estoy comenzando a comprender.
No es fácil en sí ir tomando el control de la vida de uno. El exceso de peso, el exceso en los vicios, el exceso en la introspección, en los gastos, en no tomar responsabilidades que le pertenecen exclusivamente a uno. En descuidar a las amistades más queridas, en descuidar a los familiares, descuidar tanto que vale la pena conservar.
Y desechar tanto más, tirar tantos recuerdos inservibles, que el tiempo vació de contenido y que son todavía clavos atravesados y no dejan respirar. La gente malintencionada que abunda, los chismosos, malos amigos, vagres anónimos con los que toca interactuar y hay que saber vencer e ignorar cuando se debe. Falta tanto y se puede tanto, tantos libros por leer, conversaciones por mantener, amistades que conocer, lugares por viajar y experiencias por vivir y todo eso no puede olvidarse sólo por un mal día.

6 jul. 2009

La mejor contraportada posible: El Abogado del Diablo

"El Vaticano envía a Blaise Meredith al campo italiano con una delicada misión: informar sobre la conveniencia de un proceso de canonización. Entre los campesinos, Blaise descubre el amor y la comprensión fraternos y siente la presencia de Dios. Esta novela es un testimonio sincero, clarividente, del hombre ante sí mismo."

-El Abogado del Diablo, de Morris West, PlazayJanés, 1969.

5 jul. 2009

Domingo trágico en Tegucigalpa

Por días como hoy no dan ganas de opinar, ni analizar ni pensar. No dan ganas por que la fuerza bruta se impone, la lógica del dinero y de las clases se desnuda a su completa realidad y el humanismo y la democracia, por no decir las leyes quedan por el suelo.
Lastima por Honduras, lástima por la confrontación que se viene a lo largo y ancho de América Latina, con quien sabe qué consecuencias.

3 jul. 2009

Honduras: ¿Triunfo o fracaso de la Comunidad Internacional?

Los acontecimientos que iniciaron hace poco más de una semana, cuando el entonces presidente en funciones Manuel "Mel" Zelaya destituyó a su Jefe de Estado Mayor y al Ministro de la Defensa, ante la poca colaboración del Ejército Hondureño para alistar todo para la frustrada encuesta del domingo 28 de junio, ha cambiado el escenario político centroamericano profundamente.

Fuera de lo que desde fuera puede interpretarse como "voluntad del pueblo hondureño", (fácilmente manipulable tanto por los medios de comunicación pro-empresariales o por TeleSur, la televisora basada en Venezuela) se pueden analizar las repercusiones de la sorprendente, pronta y férrea respuesta de Latinoamérica, Europa y el mismo Estados Unidos de condenar, rechazar o al menos no reconocer la "sucesión jurídica" o "golpe de Estado" que se dió en el hermano país centroamericano.

En primer lugar, recordemos que al fondo de estos acontecimietos aparece golpeando a todos con toda su fuerza la actual crisis económica que, al golpear el gasto público, la inversión privada y el bolsillo del ciudadano de a pie es seguramente un factor desestabilizador como quiera que se vea, siendo motivo de gran descontento en países estables y con instituciones fortalecidas, pero también siendo un elemento de desesperación en países pobres y con economías débiles (como las nuestras).

La acción internacional, vista desde el contexto de la crisis, no es casualidad. Es cierto, Chávez y companía, con sus bellos discursos, provocaciones y disparates diplomáticos estan en contra del "Coup" hondureño por ideología, pero México, Colombia o España ven con preocupación una posible desestabilización política a nivel regional, aumentando los niveles de conflictividad, resentimiento popular, no contra una reelección, nacionalizaciones, privatizaciones, el mercado o una foto con Fidel u Obama: para ellos y para la OEA está en juego el sistema republicano y democrático tal y como lo conocemos, con sus imperfecciones y desencantos, pudiendo fácilmente instaurarse dictaduras militares que, con distintas denominaciones pueden romper el sistema actual.

Mañana sábado puede que se solucione la crisis hondureña, al menos se llegue a un acuerdo, adelantando las elecciones, permitiendo que Zelaya regrese, que Micheletti y su gobierno den paso a uno de transición y que salga el ejército de las calles, sea como sea, los fines de la oposición hondureña se habrán cumplido, un precedente militarista se habrá vuelto a sentar en Centroamérica y ya nada será lo mismo, tanto Chávez y sus aliados endurecerán sus posiciones radicales y la Derecha centroamericana, sobre todo las fuerzas retrógradas existentes en Guatemala y El Salvador se envalentonarán cuestionando duramente los gobiernos de izquierda actuales, disolviendo entre más dudas a las instituciones democráticas y polarizando el espectro político a niveles que no se pueden predecir.

Es por ello que el esfuerzo de la Comunidad Internacional para forzar una negociación con los golpistas hondureños debe funcionar, para que el precedente anteriormente descrito no se imponga y que el uso de la fuerza bruta por un lado y del populismo desbocado por el otro, no destrozen la tenue senda del desarrollo humano en la región.