14 ene. 2011

Campeonato 23 de Comunicaciones, su significado y consecuencias


Municipal, apelando a los destellos de calidad de Romero y Rodríguez había revertido en pocos minutos el marcador de los primeros minutos a un desventajoso 2 a 1 a favor de los rojos. Juan Carlos Plata entra en vez de Ramírez, en su último partido, todo dispuesto para una gran fiesta roja, todo listo para que Plata que levantara su última copa, ante un Mateo Flores predominantemente rojo, con la tarima en la Plaza de la Loba preparada y expuesta una manta que rezaba: "TRICAMPEONES" y solo faltando 5 minutos para una temporada perfecta para el club rojo, todo auguraba un esfuerzo crema interesante, pero al parecer insuficiente para arrebatarle el campeonato a un consolidado equipo rojo.



Pero una vez, mas, como comenzó a hacerlo en 1997 y lo logró increíblemente, con todo en contra en 2008, Rolando Fonseca, mediocampista ofensivo crema, de amplia experiencia y valor, quien tuvo un desempeño regular durante toda la temporada, al igual que el resto del equipo, logra lo impensable, de un inconsistente y desesperado ataque crema, producto de un rebote se saca de la manga una magnífica e inspirada tijereta que deja paralizada a la defensa roja y a su magnífico arquero: Era el 2 a 2, donde se abría el espacio para unos disputadísimos tiempos extras, donde tanto el portero crema Paredes como el rojo Penedo se tornaron héroes deteniendo sendos disparos casi indetenibles de Romero y Fonseca, y se abría la perspectiva más asfixiante para cualquier aficionado: la agonía de los penales.

Ventaja crema, luego ventaja roja... luego, en el quinto turno, los ídolos de las dos grandes aficiones, los goleadores, los referentes: por un lado, el gran goleador guatemalteco Juan Carlos Plata, cerrando veinte años de carrera, ídolo nacional, máximo anotador de Liga y de Municipal, quien anotó goles inolvidables contra Brasil, Costa Rica y México, un tipo de comportamiento irreprochable que con ese penal terminaría su larga cosecha de goles, muchos de ellos determinantes, muchos de ellos contra los Cremas; por el otro, el introvertido, serio y talentoso líder del jovencísimo equipo crema: Rolando Fonseca, quien anotando ese penal le daba la copa inmediatamente a los cremas, pero quien en su turno falla, luego ante la máxima presión por no fallar, Plata anota, con toda su categoría para mantener con vida a Municipal, a su retiro glorioso, a su última copa.

En el sexto turno fallan ambos jugadores, en el séptimo y primero de muerte súbita, anota el "Abuelo" Morales y falla el rojo Vides. ¡Comunicaciones Campeón!

Entre Fonseca, el arquero Paredes y un equipo no demasiado constante ni demasiado brillante pero inspirados en finales, un equipo entero que supo anotar y desafiar al todavía poderoso y experimentado equipo rojo, Comunicaciones Campeón, el título 23, el cual los cremas probablemente disfrutamos más por ser tan inmerecido, tal vez lo disfrutamos mucho más porque dudamos demasiado del equipo, de su juego aburrido y defensivo con el profe González, de la inconsistencia aparente de Sopegno, lo disfrutamos casi en secreto, sin creer en el levantón del equipo que destrozó la buena temporada de Mictlán y que masacró a Marquense para llegar con todo derecho a la final, y sobre todo, por ningunear a nuestros ídolos, por dudar de Fonseca, de Paredes, de Dwight, de Tránsito, de Arriola... este título se disfruta más tal vez porque se le arruinó la fiesta a Municipal, con la esperanza de haber acabado con la invencibilidad de los rojos, porque se va Juan Carlos Plata, y sin él, Municipal es menos, mucho menos, por mas Locos y Pandos que traten de suplantarlo.


Fonseca se va también, no lo veremos más con los cremas, pero yo se que lo recordaremos muchas personas, al igual que mi papá sigue recordando en reuniones las glorias de aquel gran Comunicaciones de los años 60´s, o el nivel goleador de la gran "Coneja" Sánchez, de Byron Pérez, del Flaco Chacón, del “Bambino” Vieira, por decir unos pocos, de la larga y gloriosa historia crema.


Yo también, en su momento alzaré mi copa y recordaré, en las inevitables remembranzas sobre futbol, las glorias de Rolando Fonseca, quien vino a Guatemala en 1997 a completar a un equipo talentosísimo, quien vino como un capricho más de los tiempos de Arzú, pero quien logró a base de goles, temperamento y rendimiento meterse en el corazón de los cremas, desde aquel 1997, como una leyenda más de Comunicaciones.
Fonseca, al igual que los Villavicencio, Nixon, Contreras, Pérez, Wesphal, los hermanos Rodas, Machón, Tyson, Nico Suazo, el Gato Estrada, Eduardo Acevedo, Marlon Iván León o Dionel Bordón, será recordado por el pueblo crema mientras haya futbol nacional y memoria.

13 ene. 2011

Comentarios sobre: El Dictador y yo de Carlos Samayoa Chinchilla

Post reposteado, del año 2009, a propósito de ciertos afanes de autoritarismo que se vienen en Guatemala a propósito de las elecciones 2011.

Tengo en la casa varios libros de Carlos Samayoa Chinchilla, herencias familiares que aún no he entrado a conocer, pero en la reciente feria del libro, en los estantes de la Tipografía Nacional y a un bajo precio encontré "El Dictador y yo", relato ameno y anecdótico, escrito en un pulcro estilo donde Samayoa, quien fuera cercano colaborador del general Jorge Ubico, dibuja rasgos de carácter de ese indiscutible personaje de la historia nacional.

La magia de Ubico sigue encantando a mucha gente, en todas partes y en todos los estratos sociales aún se escucha a la anciana repetir a los nietos -"es que en tiempos de Ubico..." y en ese tiempo la vida era barata, los inditos iban descalzos pero eran limpios, la gente respetaba a la autoridad, no habían ladrones, la urbanidad existía y la política no era una sarta de "babosadas" como es actualmente.

Todas las expresiones anteriores, nada extrañas para cualquier guatemalteco que no vivió esa era, podrían parecer justas y apartando la nostalgia, podrían incluso aparentar ser ciertas; pero no lo son en su totalidad.

El precio que el país tuvo que pagar por el autoritarismo, el poco respeto a la ley, el "Apartheid" de hecho que existía hacia los indígenas, el abuso del capital extranjero y el estilo paternalista y autócrata con que gobernó Ubico, fue muy grande y la falta de educación, salud y oportunidades sigue siendo un lastre que ni la modernización posterior ni la contemporánea globalización ha logrado vencer.

"El Dictador y yo", para mi sopresa, no es sólo un libro que hable de Ubico o del autor. También hace todo un estudio, tal vez sencillo pero bien conducido, de el afán de autoritarismo que existe en estas tierras centroamericanas, de las causas y consecuencias del mismo, del trasfondo histórico que representó el Ubiquismo como punto final del proceso histórico desencadenado por Justo Rufino Barrios en 1871, que modeó al país tal y como sigue siendo actualmente y que es de primera importancia conocer para interpretar el presente y estar sobre aviso de que las instituciones democráticas, en un país como el nuestro, son frágiles por cultura, falta de educación y el deseo, casi místico, de que vuelva el paternalismo, el autoritarismo, el viejo y omnipresente Dictador que rija nuestras vidas y que, "con mano dura" gobierne a Guatemala.

Fino documento que resulta un acierto de la Tipografía Nacional y sus altos dirigentes en rescatar y reproducir a precios bajos, ojalá sirva, con sus limitaciones y aciertos, de valioso material de estudio para todos los guatemaltecos.

4 años de "La redondez del cuadrado", anteriormente "Tokoloshe Chapin"

El 8 de enero de 2007 fue el primer post de este blog, al menos de la dirección criszulu.blogger.com, mucho ha pasado, al releer algunos de los posts de esta mescolanza de temas, entre política, espiritualidad, futbol, fotos de mujeres bonitas o literatura, me doy cuenta que la intención de que este espacio sirviera de alguna forma como crónica de pensamiento/diario y que contuviera muchas de las inquietudes que me pasan por la cabeza, en sus distintas etapas, se ha logrado, asi que espero con este 2011, año electoral, al igual que 2007, que este blog, lejos del partidismo político mostrado hace cuatro años, sirva más como un espacio de exposición de ideas, siempre abiertas a consolidarse o transformarse, pero siempre buscando el perfeccionamiento del mismo, en la multitud de temas que toca.
Se ha escrito mucho de que los blogs como tales ya son suplerfuos, superados por twitter o facebook, pero al menos es un espacio que por lo que se escribe y en lo gráfico, permite compartir las ideas y me ha puesto en contacto, a lo largo de los años, con una multitud de gente distinta, con diversos intereses, pero mucha muy interesante. El tiempo transforma todo y todo evoluciona, asi, el cambio de nombre del críptico "Tokoloshe" pasó mas bien a reflejar, desde su título, las dos distintas y a veces contradictorias influencias que me persiguen: la formalidad del Derecho, que es donde me desenvuelvo y la capacidad imaginativa y creativa de la Ciencia Política, es mas alla... es un sentimiento de no estar en ningun lado y de estar al mismo tiempo en todas partes, de sentirme parte del todo y no ser parte de nada. Sé que el blog fue abandonado por la mayor parte del 2009 y 2010, pero igual, aunque una sola persona lea estas palabras, será suficiente.

4 ene. 2011

Feliz 2011: Año Político en Guatemala

Feliz Año, que sus metas se cumplan y que el equilibrio y la paz interna sean posibles, este año este blog cumple cuatro años, los dos primeros de constante actividad, el tercero de mucha menos y el último, de poquísimos posts. Pero el 2011 en Guatemala es el año de las elecciones en septiembre, las que serán analizadas en este blog (al igual que pasó con las de 2007) y las inicio definiendo un poco las cosas, tomando las palabras del maestro italiano Norberto Bobbio:

"Como derecha se puede considerar a aquellas fuerzas que se ponen al servicio de los intereses de las personas satisfechas. Los otros, los que se sienten y actúan desde el punto de vista de los pobres, de los condenados de la Tierra, son y serán siempre de izquierda".
"En nuestro tiempo, todos los que defendían a los pueblos oprimidos, los movimientos de liberación, las poblaciones hambrientas del tercer mundo, eran de izquierda".

"Aquellos que hablando desde su propio interés, dicen que no ven porque distribuir un dinero que sudan para ganar, son y serán de derecha".
"Quien cree que las desigualdades son un fatalismo, que es preciso aceptarlas, y piensa que desde que el mundo es mundo siempre fue así y no hay nada que hacer, siempre estuvo y está a la derecha. Así como la izquierda nunca dejará de ser identificada con los que dicen que los hombres son iguales, que es preciso levantar lo que está en el suelo, en el fondo. Creo que esta distinción existe, continúa siendo fundamental, aún hoy sirve para distinguir los dos lados de la política".