17 de feb. de 2009

Tu con esas curvas y yo sin frenos!


Ahora que por el trabajo tengo que estar en la calle, estoy expuesto a muchas cosas; los elementos, como ayer que me empapé en dos minutos gracias a un feo chubasco; a cosas malas de las que ni quiero pensar y a encontrarme, interactuar y conocer decenas de mujeres, de todos los tipos, físicos, gustos y estilos.

Desde la humilde vendedora de cigarros que se comunica con sus colegas en kiché, pasando por la guapa y rubia recepcionista de alguna dependencia municipal, la encantadora morena chapina hasta la grosera y prepotente tipa con que invariablemente se para topando uno, alli no importa la raza, peso ni clase social -hay de todo en la viña del Señor dicen-.


Se da uno cuenta también del trato guashquero, despectivo y machista al que están expuestas las mujeres en las oficinas públicas; por bonitas, por ser feas, por cualquier motivo, por ser simplemente mujeres son tratadas de forma distinta, no importando si el servidor público a su vez sea hombre o mujer, gajes del oficio.
Un oficio aún muy machista que lentamente va cambiando, aunque siempre hay mujeres "topadas" como dicen, que se atreven y enfrentan a lo complicado y allí van, triunfando, me imagino que en el futuro veremos muchas más mujeres en el sector Justicia todavía, acontecimiento social que, al igual que la invasión de graduados de universidades privadas, cambiará profundamente al sector en un futuro cercano. Esperemos así sea y que sea para bien.

UN SALUDO PARA TODAS ESAS MUJERES TRABAJADORAS

PD: el título del post es intencional, lo saqué de una canción de merengue de la radio.

5 comentarios:

Misifusi dijo...

Con el título me imaginaba otra cosa, jaja, yo también tengo que salir a veces a hacer cosas de la oficina, cuando me subo a la camioneta tengo que aguantar al piloto o ayudante abusivo que se pone a decir groserias o cuando te reciben el dinero te tocan la mano o te toman del codo para "ayudarte a bajar" eso lo odio! Con las dependencias del Estado no he tenido problemas solo con una mujer prepotente en una Financiera, creo que hay que saber como tratar a todo tipo de personas. Saludos!

claraq dijo...

Es bueno que reconozca que las mujeres nos tenemos que desenvolver en un ámbito machista, cuando se trata de ejercer nuestra profesión, pero un hombre nunca comprenderá al 100% cómo es sufrir discriminaciones sólo porque alguien es de distinto sexo. Esto es algo con lo cual he luchado toda mi vida, y no yendo a manifestaciones, sino más bien creo que es algo que me ha indignado siempre y no logro comprender.
Y no tiene idea cómo es cuando se va a una finca y se trata de explicarle al vaquero o ganadero que tiene que hacer X o Y cosa y los ojos que lo miran reflejan incredulidad y burla y sólo porque soy mujer. ¡ES QUE POR QUE MALDITA SEA!

Black! dijo...

chilero vos, que poco a cpoco vayan creciendo esas poblaciones femeninas trabajadoras y que el pasado quede atras bien enterrado.

Anónimo dijo...

Yo lo viví en carne propia trabajando para el Estado, fue una experiencia horrible algunas veces, y otras me enseñó la fuerza que tenía, pero sí........en el momento en el que querían que fuera "asistente personal" dije WTF???? NO esto no es para mi, ahhhhh y nadie te dice tu nombre sino canchita eww hahaha o inventarse que andás con todos...porque tal vez por ser mujer sos caliente hhahaha no que asco.

Abrazos
MJ!

PD Gracias por darte cuenta de nuestro problema :)

Cris Tokoloshe dijo...

Creeme que en lo privado tambien se mira... ahora que voy en la calle lo noto a todo nivel en realidad, solo que sea algo bonita o joven la mujer y ya la chingadera a veces sutil se vuelve gruesa... hay que saber manejarlo, pero si ha de ser algo molesto.